La Fragilidad de Todo

Debe de haber una razón de ser de todas las cosas, un sentido, un significado, un horizonte al cual ir, puede ser la realización total de nuestras aptitudes, la plenitud, el éxtasis oceánico, el sentimiento de sentirse uno con la infinidad cósmica, actualizar el infinito, esa experiencia inefable que a penas unas pocas palabras pueden expresar, más que la felicidad total, el intento de la voluntad universal de poder, ser más, todo aquello que no ha sido aun, transgredir todo límite que impone las ilusiones de la dogmatización, romper los muros , romper las cadenas, borrar los dogmas, re-crear el mundo,  liberarnos, liberar, que cada acto que hagamos sea trascendental, con conciencia que el arrancar el pétalo de una flor repercute a la estrella más lejana, que cada acto refleje lo que somos, que nos defina, que nos haga ser lo que somos, reconozcamos que los pensamientos surgen de nuestros nervios, de  nuestro estar en el mundo que es un constante devenir en perpetuo cambio, frágil, intangible, un misterio…TODO ES POSIBLE.

Nube de Nada

Pensar sobre la Nada es una insensatez, ya que no existe la Nada, simplemente no es, además no se puede concebir algo que no existe, y jamás llegará a existir porque es Nada, es todo aquello que no puede ser pensado ni asimilado. El pensar sobre la Nada acentúa la dualidad Ser/No-ser, que en sí es una perspectiva más de la realidad, toda dualidad es una misma cosa en distinta gradación, ying-yang, opuestos complementarios , ninguno es sin el otro,  son recíprocos, así concluimos que no existe la Nada sin el ser, ni el ser sin la Nada. Lo que sabemos es que estamos en un infinito espacio que como un útero vacuo nos alimenta en su seno, no es la nada, ni la materia oscura, es la madre cósmica que pare a sus hijos y los vuelve a tragar…

Algunas Verdades

Pensemos que todo el universo es una pequeña partícula arrojada a un espacio vacío infinito, junto a muchas otras partículas como nuestro universo en un océano de posibilidades. Justo en nuestro universo, con todas sus galaxias y estrellas, se dio la posibilidad de que surja la molécula de la Vida  con consciencia de sí misma en un tercer planeta de un sistema solar en una esquina olvidada de la Vía Láctea, en un universo inmensamente infinito e inacabado. La Humanidad brotó como una plantita por las fuerzas de la naturaleza, el significado de la vida es el que le damos nosotros mismos, porque esta posibilidad de la vida es única, en cada instante presente de los simultáneos eventos históricos interconectados hacen el Devenir, todavía existe la posibilidad de lo imposible, cada uno tiene su propia experiencia del Todo, y cada uno escribe su propio Destino…

Escudriñando en la realidad

El viento sopla, el mundo sigue dando vueltas, las tormentas siguen su curso, las batallas, las guerras, las revoluciones, los tambores, los nacimientos, las muertes, las historias, la cima y decadencia de las civilizaciones,  nada ni nadie detiene ese amor pasional que se nutre de la energía que hace que surjan los mundos, que sostiene a los universos, los mundos seguirán brotando, sin fin,  y seguirán extinguiéndose, y volverán otra vez,  la naturaleza y la  vida continuarán surgiendo como un espiral en cualquier espacio, en cualquier punto de la inmensidad todo es posible…

En la Cima del Desenfreno

Pongámonos por encima del planeta por unos segundos, veamos lo que ocurre en cada rincón del mundo, ¿qué vemos? un monstruoso sistema que está devastándolo todo, una sociedad sonámbula masificada, un puñado de mafiosos gobernando el mundo, reinando con la ignorancia y estupidez generalizadas, una catástrofe social, decadencia, hambre y guerra, pocas personas despiertas se dan cuenta, y más pocas están peleando contra el monstruo, a pesar de todo grandes batallas están ocurriendo en este instante contra la tiranía. Veo una humanidad esclavizada creyendo que es libre, veo tanta inmoralidad y desenfreno desde las élites del poder que asusta la indiferencia de todos al ver como escupen en sus derechos, la corrupción galopa rampante en las almas sucias de los caídos, veo un robot embrujado absorbiendo los espíritus de las personas, un montón de infamias acumulándose en la degradación colectiva, la autoimportancia y el egoísmo triunfante alzan la bandera de la extinción humana….

SER

Llamamos ser a todo lo que existe, a lo real, a la SUMA de todo el infinito, el número infinito de  mundos, las matemáticas a penas pueden acercarse al infinito, solo pueden trabajar en límites, de lo contrario se pierde la razón lógica en un laberinto imposible, el perro mordiéndose la cola, la razón no puede explicar el misterio,  tratamos de dar forma a lo informe de lo desconocido con ideas dogmáticas, religiosas y racionales, científicas, técnicas, que tratan de dar un sentido y significado a todo lo que existe, ninguna ha podido dar con el clavo, no podemos ni siquiera concebir el tamaño del infinito y lo incognoscible, ni el misterio del infinito número de mundos que existen en este instante… ahora mismo, un infinita cantidad de historias ocurren a diario en cualquier ecosistema, en cualquier punto del espacio hay algo que está sucediendo, en cada galaxia, en cada universo paralelo, algo está ocurriendo en este instante, el infinito está en todas partes, aquí, ahora, todavía no somos todo nuestro potencial…

ACCIÓN REACCIÓN

El hecho de existir es un misterio que nada y nadie puede desentrañar,  creamos formas de pensamiento para dar un sentido a lo desconocido, damos un significado al destino, a los hechos que se desencadenan en la vida por nuestras decisiones encadenadas a nuestros valores y sistemas de creencias, estamos a la merced de los acontecimientos concatenados por  actos, deslices, mala y buena fe, las intenciones dominan el mundo,  todo lo que pensamos y hacemos desencadena consecuencias, el hilo de Ariadna del destino une la totalidad, por eso la balanza de la justicia está más allá de mundo humano quieran o no los jueces de la mentira, el engaño, la mala intención, el egoísmo, la codicia desmedida, la enferma ambición de poder de dominar a otro, las decisiones y actos humanos mueven las sociedades, atentos a lo que pensamos y sentimos, atento a la energía que emanamos, atentos a como actuamos…

Aullido al infinito

Estar consciente de cada una de las cosas que ocurren a nuestro alrededor, estar atento a las impresiones de nuestros sentidos, alertas al sube y baja de nuestras emociones, estar plenamente despiertos, saber lo que está pasando en el mundo, no ignorar, usar nuestra máxima capacidad de percepción de nosotros mismos y de los distintos mundos que nos rodean, tener en mente que la vida es un regalo, una posibilidad para el éxtasis, una posibilidad de trascendencia, un estallido de divinidad y unificación con el infinito uno todo electromagnético del que formamos parte…dí a tu hijo que es todo lo que él quiere ser, todo lo que no ha sido aun, dile que todo está en constante devenir, que el futuro está en sus propias manos, que cada decisión que se toma en el sendero de la vida dibuja nuestro camino y el de los demás, como un espiral del que emana y absorbe la energía vital para que nosotros elijamos nuestro propio destino, por eso alégrate, no hay espacio para el dolor, los mundos siguen ocurriendo en cualquier punto del espacio infinito…

Autoimportancia

El animal humano botado en el cemento lucha por sobrevivir en un universo hostil, convirtiéndose en una bestia salvaje egomaniaca y egocéntrica dispuesto a vender a su madre por puro interés y dinero. Degeneración hipermaterialista de la civilización establecida que se ha nutrido de la autoimportancia, el individualismo, la superficialidad, la hipocresía, lo mezquino y frívolo, engendrando pura decadencia que degenera en este animal de rebaño, que se cree el centro de todo, hundiéndolo en su propia miseria. Deshacerse de la autoimportancia, desapegarse, es un acto de pura subversión, rebelión contra el orden establecido con ladrillos de engaño y estupidez humana.

FILOSOFÍA PARA RECUPERAR EL SENTIDO

¿Cuándo dejamos de preguntarnos por el sentido de todo? ¿Cuándo perdimos la curiosidad por conocer el mundo en el que vivimos? ¿Cuándo dejamos de admirarnos del hecho radical de estar vivos? ¿Cuándo dejamos de asombrarnos del mágico universo del que formamos parte? Parece que el niño curioso que algún día fuimos se ha ido, parece que la cotidianidad y la rutina lo ha absorbido, los días ya nos parecen monótonos y poco a poco vamos perdiendo el entusiasmo y el conocimiento significativo real de todas las cosas. Ya no prestamos atención real a cada instante que pasa y a lo que realmente importa, no nos fijamos en los actos que realizamos, no pensamos en cómo surge nuestro pensamiento, nuestras ideologías y sistemas de creencias, no pensamos en la acción y decisión que surge de nuestro creer, no pensamos porqué somos como somos y para qué somos, estamos realmente como sonámbulos, en la deriva en búsqueda de sentido, en un naufragio ontológico para dar un significado al ser que somos todos, buscando una razón de ser en un universo caótico.

Milenios de reflexión filosófica sobre la razón de ser de todas las cosas y todavía no hay una respuesta certera sobre para qué existe el todo y por qué existe el universo, excepto en la fe. El mercado de las religiones establece los productos dogmáticos para venderlos con diezmos a los seres humanos dependiendo de su cultura, lenguaje y valores. Se escoge un sistema de creencias predeterminado por la historia y por los cambios sociales de las mismas estructuras del poder sacerdotal, se forman así mitologías, ideologías y religiones simbólicas que han dado un sentido a la existencia de la humanidad. En la necesidad vital de explicarse por qué existe su vida, el ser humano ha creado mega-estructuras simbólicas que se fundamentan en una fe establecida con axiomas y creencias míticas que subordinan el libre pensamiento hacia un sentido y significado impuesto. Sin embargo, el misterio de la razón de ser de todas las cosas, razón de ser de la filosofía, sigue intacto cuando empezamos a maravillarnos de la cantidad de galaxias flotando en el espacio vacío de la materia oscura. Aunque la ciencia trate de explicar desde la lógica y la razón qué es lo que genera esa energía y cómo lo hace, no puede responder el por qué y el para qué existe esta energía que brota de los núcleos de las galaxias, al parecer es infinita y eterna, porque así como expulsa energía, también la absorbe, y así la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma, pues bien decía Heráclito, “lo único eterno es el cambio”.

Ojalá todavía no perdamos ese asombro de existir en este océano infinito de posibilidades que es la vida, ojalá no dejemos de maravillarnos de estar vivos, de cuestionarnos sobre el significado y el sentido de todo, ojalá nunca dejemos a un lado a ese niño interno que todos tenemos, y siempre estar alertas, curiosos, sedientos de conocimiento y sabiduría, amando la sabiduría, amando a nuestros seres queridos, amando lo que hacemos, gozando del regalo de estar vivo, ¿qué otro significado puede haber? Si nos diéramos cuenta que cada día es único e irrepetible, si tomáramos consciencia de que cada día es una posibilidad infinita para crear, ser, jugar, disfrutar, si nos diéramos cuenta que cada día es un aprendizaje significativo y que el verdadero significado y sentido de las cosas está en nosotros mismos, quizá algún día volvamos al silencio, a ser humildes frente a todo, a dejar a un lado la auto-importancia, y volvernos a maravillar de la brisa del viento.