Dentro

A la razón de ser de todas las cosas hay que encontrarla dentro de uno mismo, no en lo externo que confunde, sino en el sí mismo que intuye la totalidad. Al tener consciencia de la existencia infinita somos puentes hacia lo Desconocido, y a pesar que mandemos uno que otro satélite al infinito espacio para conocer lo exterior, estamos arrojando un puñado de arena al viento, pues no conocemos nada, mientras más conocemos más desconocemos, y lo poco que sabemos del mundo es nada comparado a todo el infinito que existe, solo conociéndose a uno mismo se conoce lo demás,  solo sabiendo cómo llegamos a saber podemos llegar a ser sabios, con una sana reflexión sobre qué somos, de dónde venimos, a dónde vamos,  ¿hay alguien que tenga una respuesta? ¿cómo conocemos?¿cómo saber que estamos conociendo?  ¿cómo captamos y producimos verdadero conocimiento?¿qué papel juega la experiencia personal?¿qué papel juega una mala interpretación de la percepción y de la emoción en la producción de dogmas, ideologías, religiones y sistemas filosóficos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *